Religioso Salvatoriano Hermano

 

El Hermano religioso es una persona que se consagra a Dios mediante los votos de castidad, obediencia y pobreza entregándose por completo a Dios con todo su corazón y su vida. El Hermano religioso Salvatoriano puede contribuir a la salvación de la gente trabajando en la formación de líderes laicos, en la educación formal, en la dirección espiritual, en la pastoral juvenil, en los medios de comunicación. El Hermano religioso es aquel que por medio de su consagración descubre nuevas formas de conducir a la gente hacia Jesús.





Religioso Salvatoriano Diácono

 

El religioso diácono también se consagra a través de los votos de castidad, obediencia y pobreza. Además, participa en el ministerio ordenado en su primer grado, es decir en el diaconado. Como diácono, dedica su tiempo a los pobres, a las visitas a los enfermos, a los sacramentos del bautismo y del matrimonio, a la predicación y a la proclamación del Evangelio, además de colaborar en el ministerio parroquial. El diácono religioso es aquel que a través de su consagración y ministerio sirve al pueblo de Dios, principalmente por medio del servicio caritativo.





Religioso Salvatoriano Sacerdote

 

El religioso sacerdote también se consagra a través de los votos de castidad, obediencia y pobreza. Además participa en el segundo grado del sacramento del Orden, el de los presbíteros. Es el responsable de la pastoral parroquial, de la celebración de la Eucaristía y del sacramento de la reconciliación. El sacerdote religioso puede ayudar a muchas personas a descubrir a Jesús y encontrar la salvación. Como Salvatoriano Sacerdote, presta su servicio pastoral con una espiritualidad específica, la espiritualidad Salvatoriana, que lo marca.